Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Arochena y Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • 10 respuestas sobre las vacunas de la alergia

    Ahora que llega una de las épocas más peligrosas del año para los pacientes alérgicos, la primavera, nos proponemos resolver algunas de las dudas más comunes que se plantean a la hora de hablar de la inmunoterapia o vacunas de la alergia, como suelen conocerlas los pacientes.

    2019 05 14 10 respuestas sobre las vacunas de la alergiaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 05 14 10 respuestas sobre las vacunas de la alergia

    1. ¿A partir de qué edad se puede recibir inmunoterapia con alérgenos?

    El consenso actual de las sociedades científicas sobre este tema la fija en 5 años, pero una edad inferior no seria una contraindicación para la inmunoterapia. La inmunoterapia es un tratamiento personalizado y como tal debe prescribirse. Se fija esa edad por entender que, hasta entonces, el inmaduro sistema inmune de los niños puede no manifestar a través de las pruebas en piel o sangre sus sensibilizaciones alérgicas.


    2. ¿Las vacunas se preparan con todo aquello que nos da positivo en las pruebas en la piel?

    NO. La positividad de unas pruebas de alergia en la piel o en la sangre no indica enfermedad por sí mismas. Indica que el paciente está sensibilizado y que tiene inmunoglobulina E contra ese alérgeno, pero no que ese alérgeno (polen, gato, etc) sea el responsable de sus síntomas. Por esa razón es tan importante que la inmunoterapia con alérgenos sea prescrita por un profesional de la alergología, ya que el éxito de la vacuna depende de dicha prescripción.


    3. ¿Quién fabrica las vacunas de la alergia?

    Los laboratorios farmacéuticos, multinacionales, muchos de ellos con departamentos médicos, de investigación y desarrollo adaptados a las más modernas y seguras normativas. Su alergólogo sabrá reconocer cuáles son.


    4. ¿Todas las vacunas de la alergia son iguales?

    No. Igual que con los laboratorios fabricantes, su alergólogo sabrá reconocer qué vacuna es la mejor se adapta a su caso y necesidades. No todos los laboratorios tienen vacunas eficaces para todas las alergias (animales, pólenes de distintas variedades etc).


    5. ¿En qué consisten las vacunas en pastillas?

    Desde hace varios años se comercializan dos tipos de vacunas en pastillas sublinguales dispersables (se ponen debajo de la lengua y se disuelven). En concreto, existen para el polen de gramíneas y para los ácaros del polvo. Están comercializadas como fármacos, es decir, no se fabrican como el resto de vacunas que se inyectan. Han seguido el mismo proceso y ensayos que otro tipo de fármaco.


    6. ¿Cuánto cuestan las vacunas de la alergia?

    El precio de las vacunas lo fija el Ministerio de Sanidad y el paciente, con la prescripción de la Seguridad Social, paga entre un 40 y un 60 por ciento de su precio (como ocurre con el resto de los medicamentos), en función de su renta. Los parados de larga evolución no pagan por los medicamentos.


    7. ¿Se pueden congelar las vacunas de la alergia?

    NO. Las vacunas de la alergia se conservan en el frigorífico entre 4-6 grados, lejos de los alimentos y aisladas de olores y vapores. Si su vacuna de la alergia se ha congelado, debe desecharla y proceder a sustituirla por otra. En el caso de que no haya estado conservada a la temperatura adecuada puede no estar garantizada la seguridad ni la eficacia de la vacuna.


    8. ¿Se puede un paciente vacunar con varias vacunas de la alergia a la vez?

    No es lo usual. Los protocolos actuales de las sociedades científicas aconsejan vacunas que contenga uno o dos componentes. Si se demuestra que existe relación con las enfermedades del paciente, su alergólogo valorará en cada caso si más de una vacuna es pertinente.


    9. ¿Las vacunas de la alergia son eficaces?

    Rotundamente sí. Numerosos estudios científicos así lo avalan. Pero esa eficacia depende de un buen diagnóstico personalizado y de una elección adecuada de la vacuna para cada paciente. Consulte siempre a su alergólogo de confianza.


    10. ¿Qué efectos secundarios puedo sufrir con las vacunas de la alergia?

    La inmunoterapia con alérgenos que se utiliza actualmente es muy segura, pero aun así pueden existir reacciones. Las más comunes son las reacciones locales, que se producen en el lugar de la inyección o, si son sublinguales, en la boca. Picor, escozor y aumento de volumen en la zona del pinchazo suelen ser los síntomas más comunes y se tratan de forma muy eficaz con antihistamínicos orales. También pueden existir reacciones sistémicas, es decir, que afectan a todo el cuerpo, provocando rinitis, asma, urticaria... y que son extremadamente raras con las nuevas vacunas. Para evitarlas su alergólogo le recomendará que las primeras dosis sean administradas en su propia consulta para su observación. Asimismo, se recomienda una observación de 30 minutos posterior a las siguientes dosis, que se deben administrar en su centro de salud.


    Esperamos que con este post hayamos despejado algunas de las dudas mas frecuentes sobre el tratamiento con inmunoterapia con alérgenos.

  • Alergia y contaminación

    Estos días, debido a la escasez de lluvias, en las grandes ciudades y también en algunas menos grandes se han activado los protocolos para limitar el tráfico rodado en aras de disminuir la polución ambiental. Se estima que las condiciones ambientales afectan al 20 por ciento de la mortalidad y al 25 por ciento de la morbilidad (enfermedades asociadas) en el mundo y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) calcula que provocan 28.000 muertes al año.

    2019 03 12 Alergia y contaminaciónImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 03 12 Alergia y contaminación

    En relación con las enfermedades alérgicas, está estudiado que las partículas diesel emitidas por los vehículos aumentan la capacidad de causar daño en nuestras vías respiratorias. Este daño se debe a varios mecanismos:

    1. Las partículas diesel, con un tamaño de una micra, sirven de transporte a los pólenes hacia el árbol respiratorio.
    2. Producen una inflamación local en las vías respiratorias, lo que facilita la entrada de los alérgenos, (pólenes).
    3. En las personas con predisposición al asma, aumentan la reactividad bronquial.
    4. Aumentan la síntesis de inmunologulina E frente al pólen por medio de un efecto directo sobre la inmunidad.

    Las partículas diesel procedentes de vehículos, industrias, etc, producen un ambiente agresivo para las plantas y árboles del entorno. Las plantas reaccionan produciendo proteínas de defensa frente a este estrés, que se expresan en sus pólenes. Estas proteínas también serán más agresivas pudiendo generar mayores respuestas alergénicas en los individuos.

    Además de las partículas diesel, a nuestra salud también afectan las partículas pequeñas ambientales que contienen todos los restos contaminantes de la atmósfera, como metales, cemento, humo del tabaco, humos en general etc. Estas partículas pueden ser desde 2,5 micras de tamaño (respirables) hasta 10 (hasta 100 veces más delgadas que un cabello humano). Pueden ser sólidas o líquidas, y tanto la Unión Europea como la Organización Mundial de la Salud establecen noramativas y regulatorias sobre los límites permitidos de estas partículas. Cuando se superan dichos niveles es cuando las autoridades deciden poner restricciones a, por ejemplo, el tráfico privado.

    Numerosos estudios demuestran cómo estas partículas afectan a la función respiratoria de los habitantes de las ciudades. También afectan al desarrollo de la función pulmonar de los niños. Además, novedosos estudios han puesto de manifiesto que estas partículas desempeñan un papel en las enfermedades cardiovasculares e, incluso, en el desarrollo cognitivo.

    Por todo ello, debemos tomar conciencia entre todos, ciudadanos y autoridades, de lo importante que es para el ahora y el futuro la calidad del aire que respiramos. Sobre todo, para los pacientes con enfermedades respiratorias alérgicas, los niños y los ancianos.

  • ¿Qué es la alergia a la PTL (o LTP en inglés)?

    ¿Sabíais que una de las proteínas responsables de que la alergia al melocotón también se encuentra en la ciruela? ¿Y en la almendra? ¿Y en la fresa? Hablemos de las LTP (en inglés, lipid transfer proteins), o proteínas transportadoras de lípidos PTL en español.

    2019 02 14 Qué es la alergia a la PTL (o LTP en inglés)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 02 14 Qué es la alergia a la PTL (o LTP en inglés)

    Son proteínas fundamentales para la supervivencia de las plantas, ya que tienen funciones defensivas, y se encuentran en la mayoría de las plantas, en las hojas, las flores, los frutos, las semillas y el polen. Al tener función de defensa, están en las capas más externas, es decir, en la piel o cáscara de los frutos, y por ser tan importante su función, son resistentes al calor y a la digestión gástrica. Es decir, tienen todas las características para ser un alérgeno potente.

    Esta proteína se describió por primera vez en 1982, por un alergólogo español, Ramón Lleonart @ramcat61. Desde entonces se ha observado que los países mediterráneos (España e Italia fundamentalmente) son los que más casos condensas de alergia mediada por PTL; esto se debe sobre todo a que en estos países son muy abundantes los pólenes de Platanero, Olivo y Parietaria, plantas con pólenes que tienen altos niveles de PTL. Al estar en contacto con esta proteína por los pólenes ambientales, podemos sensibilizarnos de forma primaria a este polen, y después nuestro cuerpo la reconoce al ingerir frutos que también la contengan.

    Como hemos dicho, esta proteína se encuentra en muchas plantas, y la PTL del melocotón concretamente, que es la más importante en nuestra área, es la PTL de las frutas de la familia de las rosáceas. Esto explica que cuando un paciente tiene alergia a melocotón debido a la PTL, no podrá comer melocotón, pero tampoco nectarina, fresquilla, albaricoque, ciruela, cereza, manzana, pera, fresa o almendras hasta que su alergólogo haya realizado el estudio completo.

    La sensibilización a PTL puede ser simplemente asintomática (es decir, tenemos anticuerpos IgE en sangre, pero no síntomas); si hay síntomas, estos pueden ser desde síntomas leves (picor por roce de la piel del melocotón o picor en la boca con la ingesta) a síntomas graves (anafilaxia, de la que hablamos en este post https://www.quironsalud.es/blogs/es/alergiate-dia/inicio-andadura-historia-anafilaxia-alergia).

    En cuanto al diagnóstico, como siempre comentamos, la historia clínica es fundamental, aunque por supuesto se realizan pruebas cutáneas en prick con extracto de PTL; en muchas ocasiones es de gran ayuda también hacer pruebas directamente con la fruta en cuestión, llamadas prick-prick, e incluso a veces se harán con la piel y la pulpa por separado. Además, en este caso contamos con determinaciones en sangre de distintos tipos de PTLs, por lo que para filiar mejor el origen y completar el estudio, habitualmente se realizará también una analítica.

    En algunos pacientes, en función de los resultados de todas las pruebas anteriores, será necesario realizar una prueba de provocación oral controlada, en la que el paciente irá ingiriendo de forma controlada y monitorizada, cantidades crecientes del alimento en estudio, para confirmar/descartar la alergia.

    Tradicionalmente, la alergia a alimentos se ha tratado con dieta de evitación del alimento responsable y alimentos que pudieran contenerlo, y en caso de presentar alguna reacción, tratamiento agudo de la misma. Sin embargo, recientemente se ha desarrollado una vacuna frente a la PTL del melocotón que podría, según estudios publicados en 2009, ayudar en el sentido de aumentar la tolerancia de melocotón en pacientes alérgicos.

    Una vez más, os recomendamos que ante cualquier duda acudáis a un alergólogo para que valore los síntomas y la historia clínica, y así pueda solicitar los estudios pertinentes y hacer las recomendaciones precisas en función de los resultados que se obtengan.

  • Desmontando la alergia al polvo

    2018 12 12 Desmontando la alergia al polvo 3Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 12 12 Desmontando la alergia al polvo 3Hoy venimos a aclarar algunos conceptos en relación con la "alergia al polvo" que muchos pacientes nos comentan en la consulta. El polvo, per se, no produce alergia sino, como mucho, una reacción irritativa que no activa el sistema inmunológico. Pero sí puede suceder que en ese polvo existan partículas provenientes de los ácaros, que son las que en ocasiones producen alergia a quien las respira. Por tanto, hablemos de la alergia a los ácaros.


    ¿Qué son?

    Los ácaros son unos insectos microscópicos de la familia de los arácnidos, y son una causa muy frecuente de alergia, dando origen a síntomas de asma, rinitis, conjuntivitis, y también dermatitis atópica. Hay numerosas especies de ácaros, aunque los dos más importantes son Dermatophagoides pteronyssinus y Dermatophagoides farinae, seguidos de cerca por Blomia tropicales, que es el ácaro más prevalente en Canarias.

    ¿Dónde se encuentran?

    Viven y se acumulan en lugares oscuros, sin luz solar, pero donde puedan encontrar alimento; se alimentan sobre todo de escamas de piel humana (de ahí su nombre, Dermato-, piel, y –phagoides, que comen). Por tanto, viven dentro de las casas, y al contrario que la creencia popular, no están en el polvo de la calle.

    Para que los ácaros puedan sobrevivir necesitan unas condiciones ambientales muy determinadas, sin sol ni sequedad, con humedad relativa del 70 por ciento aproximadamente y una temperatura de alrededor de 21ºC. Esto se traduce en sitios oscuros, cerrados y húmedos, por lo que sólo sobreviven en el interior de viviendas con estas condiciones. No hay ácaros en el polvo de la calle, ni en el del parque, ni en el de las obras. Este tipo de polvo puede provocar síntomas por irritación, pero no por activación del sistema inmunológico.

    Es más, estas condiciones se encuentran sobre todo en zonas costeras y en las islas. En zonas como Madrid hay pocos ácaros, y son causa poco frecuente de alergia.

    ¿En qué época aparecen?

    En las épocas de primavera, y sobre todo otoño, que es cuando se dan las condiciones ideales de temperatura y humedad, es cuando más proliferan los ácaros; pero lo cierto es que el alérgico a ácaros puede estar mal en cualquier estación del año siempre y cuando se den las condiciones ambientales necesarias. Un invierno lluvioso será peor que una primavera seca; una habitación con humedad y/o mal ventilada será un foco constante de ácaros.

    Además, independientemente del número de ácaros per se, las partículas alergénicas que producen pueden perdurar en el ambiente, así que los síntomas de los alérgicos serán perennes si en su vivienda se dan las condiciones para que haya ácaros.

    ¿Cómo producen alergia?

    Los ácaros no penetran en el cuerpo humano, sino que desprenden partículas alergénicas que permanecen en suspensión en el ambiente, y cuando se respiran pueden dar lugar a síntomas de alergia. Estas partículas se encuentran sobre todo en las heces, pero también en el cuerpo de los ácaros que cuando mueren se desintegra y las libera.

    ¿Cuándo se sospecha que los síntomas se deben a la alergia a ácaros?

    Si los síntomas aparecen en relación con la manipulación de ropa antigua o que proviene de un lugar cerrado, o en otoño, o al entrar en sitios que llevan tiempo cerrados, o únicamente al ir a la playa, se sospecha esta alergia.

    ¿Cómo se trata esta alergia?

    Por un lado, tenemos las medidas de evitación, que generan gran controversia en cuanto a su utilidad, aunque parece que hacer una evitación integral sí es útil. Esto consiste en ventilar muy bien las estancias de la casa, evitar las humedades en casa, aspirar a diario la casa, el colchón, la almohada y los sillones, evitar el uso de alfombras y tapices, lavar la ropa de cama semanalmente con programas de agua caliente y dejar secar al aire, y evitar animales domésticos. También es conveniente evitar peluches, muñecos de tela, cabeceros tapizados y colchones de muelles, ya que en los huecos que tiene el colchón para alojar los muelles también tienden a alojarse los ácaros.

    Por otro lado, tenemos el tratamiento sintomático habitual, que en función de la exposición puede ser suficiente (por ejemplo, pacientes que viven en Madrid y solo tienen síntomas durante 15 días en verano cuando van a la playa).

    Y por último, existen vacunas frente a los ácaros, que funcionan como cualquier otra vacuna de alergia, de las que ya os hablamos en este post https://www.quironsalud.es/blogs/es/alergiate-dia/inmunoterapia-especifica-vacuna-alergia

    ¿Es peligrosa?

    Esta alergia puede provocar distintos tipos de síntomas, desde rinitis y conjuntivitis hasta asma y dermatitis, por lo que puede alterar la calidad de vida de quien la sufre. Los episodios de asma pueden llegar a ser graves y de difícil control, por lo que, como todas las alergias, debe tomarse en serio y consultarse con un especialista.

    ¿Hay agravantes de esta alergia?

    En los casos de alergia a ácaros es preferible no tener mascotas de pelo ni pluma en casa, ya que al alimentarse de restos procedentes de humanos y de animales, cuantos más restos haya mayor será la población de ácaros en la vivienda.

  • Respirando bajo la lluvia

    Los días de lluvia, a veces, son terribles. En la ciudad provocan atascos interminables, estrés para llegar al trabajo, etc. ¿Y para las personas? A algunas les produce una gran melancolía. Más allá de las emociones que pueda causar, la lluvia, la humedad ambiental, puede empeorar muchas enfermedades como la rinitis y el asma.

    2018 11 06 Respirando bajo la lluviaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 11 06 Respirando bajo la lluvia

    Existen como alérgenos numerosos hongos que pueden estar en el ambiente. Algunos requieren de unas especiales condiciones ambientales de humedad y temperatura.

    Lo primero que nos gustaría es terminar de una vez con la "leyenda urbana" de que todos los hogares, y especialmente si se tienen niños, necesitan un humidificador ambiental (sobre todo en la seca zona central de nuestro país). Los especialistas médicos que trabajamos en el área del aparato respiratorio nunca los hemos prescrito como si fueran un medicamento. La temperatura ambiental es fácilmente regulabe en nuestras casas con los termostatos de las calefacciones. No hay necesidad de añadir humedad ambiental, ni con los humidificadores ni con recipientes con agua dentro de casa. Basta abrir las ventanas y ventilar adecuadamente varias veces al día para tener un aire saludable. Los humidificadores, por muy limpios que los tengamos, y aunque sean de frío, siempre almacenarán microorganismos, bacterias, virus, hongos, que se pueden vaporizar al medio ambiente de nuestro hogar y por ello inhalar por todos los habitantes de la casa. Esto puede causar sensibilizaciones a dichos hongos y en algunas ocasiones enfermedades infecciosas respiratorias como las neumonitis.

    En otras ocasiones los hongos ambientales se localizan en nuestros hogares muy a nuestro pesar. Esas manchas de humedad de coloración gris-verdosa oscura, que dan al ambiente un característico olor, y que pueden estar en los baños, dentro de armarios empotrados, etc, pueden causarnos patologías respiratorias. Por eso deben ser eliminadas y limpiadas cuanto antes para mantener un entorno respiratorio saludable. En nuestras actividades de ocio también podemos estar expuestos a los hongos, en las piscinas cubiertas o en los, muy de moda actualmente, centros de spa. Una adecuada desinfección del agua y del entorno ambiental, así como medidas de ventilación, evitarán la proliferación de los hongos. Medidas, todas estas, que las administraciones se ocupan de que sean cumplidas por estos establecimientos.

    Más allá de estas exposiciones puntuales están las que no se pueden evitar. Esto es, las derivadas de la exposición a determinados climas o estaciones del año, donde se dan las condiciones ideales de humedad y temperatura ambiental para que los hongos sean alergénicos. Los climas más húmedos, cerca de zonas de litoral u otras fuentes de agua, tienen mayor concentración ambiental de hongos. Durante los otoños, sobre todo si son húmedos, igual sucede.

    Existen más de 500.000 especies de hongos, siendo los más relevantes en cuanto a enfermedades respiratorias alérgicas, la alternaria, el aspergillus y el cladosporium. El hongo alternaria causa asma sobre todo en los niños. Los especialistas en Alergología pueden realizar las pruebas oportunas, desde las más clásicas en la piel hasta las más modernas en sangre, utilizando el llamado diagnóstico molecular, y a cualquier edad del paciente. Y la mejor noticia es que, además del tratamiento sintomático -esprays nasales, inhaladores para el asma…-, disponemos de una moderna inmunoterapia (vacunas) para las enfermedades alérgicas causadas por alternaria (el hongo más frecuente).

    Como siempre, si sospechas que tú o alguien de tu entorno puede estar sufriendo alguna patología alérgica por hongos, consulta con tu alergólogo de confianza.

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.