Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de los Servicios de Oncología de los Hospitales Quironsalud de Murcia, Torrevieja y Valencia

Recomendaciones para pacientes con cáncer y sus familiares durante el confinamiento

La situación de alarma sanitaria y de confinamiento que estamos viviendo es complicada en sí misma para toda la población, sin embargo, si además en casa convivimos con un familiar con cáncer, se añade un motivo de preocupación extra.

Oncología y confinamientoOncología y confinamiento

El cáncer afecta a todas las áreas de la persona. Afecta tanto a nivel físico, psicológico como también social y familiar. Los profesionales de la Psico-oncología sabemos que tenemos que acompañar y estar pendientes tanto del enfermo como de la familia poniendo especial atención al cuidador principal en todo el proceso. En esta situación de confinamiento es más importante que nunca cuidar al cuidador, ya que va a ser un soporte fundamental en casa y va a tener mayor responsabilidad si cabe en el cuidado del enfermo.

El cuidador principal del enfermo oncológico tiene que estar cuidado para poder cuidar con calidad. Cuando podemos salir de casa, la pauta más recomendable es permitirse tener pequeños espacios personales, como ir a dar un paseo, al gimnasio o quedar con amigos para distraer la mente. Ahora que no podemos salir es igual o más importante preparar en la casa una zona concreta para el descanso, un lugar especial donde el cuidador pueda retirarse para estar descansando, leyendo, pintando, haciendo punto o realizando alguna actividad placentera de distracción. Es importante también que el cuidador mantenga unas rutinas de ejercicio físico que le ayuden a generar endorfinas y que cuide su alimentación. Durante el confinamiento el cuidador principal tiene que estar muy pendiente de cuidar, no sólo el cuerpo del enfermo, sino también su propio cuerpo ya que este va a ser la mejor herramienta para seguir cuidando.

Es normal que el miedo del cuidador se vea aumentado por la situación que estamos viviendo. Pensamientos como, ¿Y si me contagio yo, quien le cuidará? ¿Y si traigo el virus a casa cuando salgo a comprar? ¿Y si se contagia siendo el enfermo una persona de riesgo? ¿Y si tenemos que ir al hospital donde está el coronavirus?. Todos estos pensamientos son normales dadas las circunstancias, sin embargo, es importante intentar que no eleven el miedo a niveles muy intensos porque pueden llegar a dejarnos paralizados. Tanto un miedo demasiado elevado como no tenerlo en absoluto, pueden ser contraproducentes. Mantener el miedo en niveles tolerables puede ayudarnos a tomar las precauciones lógicas, a ser prudentes y a mantener escrupulosamente las pautas higiénicas que marcan las autoridades sanitarias, pero sin catastrofismos ni anticipaciones negativas del futuro que no ayudan en estos momentos.

Para mantener estos niveles de miedo saludables es fundamental también el acceso a la información. Tanto la sobreinformación o el exceso de noticias sensacionalistas como la desinformación total, pueden resultar perjudiciales. Es importante que el enfermo y la familia tengan una información ajustada a su situación, y quien mejor puede proporcionarla son los profesionales de la oncología que conocen el tratamiento y el proceso único por el que está pasando el enfermo. Son muy recomendables las llamadas telefónicas a los profesionales de referencia ante cualquier duda, ya que son los que más conocen el caso particular del enfermo y sus características, evitando buscar las dudas por internet ya que nos pueden llevar a confusión y a alarmas innecesarias.

Otro aspecto a destacar tanto para el enfermo como para el cuidador principal, con el objetivo de mantener el miedo en niveles saludables, es practicar ejercicios de relajación sencillos como las respiraciones diafragmáticas o la relajación muscular progresiva de Jacobson. En internet es muy sencillo encontrar ejercicios de este tipo adaptados incluso a las limitaciones funcionales que pueden originar los tratamientos oncológicos. Este confinamiento puede ser una oportunidad para introducir en nuestra rutina diaria este tipo de prácticas, ya que son fundamentales para darle a nuestro cuerpo un mensaje de calma y serenidad tan necesario en estos días que estamos viviendo.

En cuanto a la persona enferma de cáncer es recomendable ser más cuidadosos y estar más atentos a las conductas de prevención, preguntándose qué puede hacer para prevenir y poniendo en marcha todas las recomendaciones sanitaras ya conocidas por todos. Es normal que el enfermo con cáncer escuche más las sensaciones de su cuerpo, pero la hipervigilancia de los síntomas lo único que genera es más miedo y ansiedad. Se sugiere realizar actividades de distracción para poner el foco de la atención en otra parte y ante cualquier duda llamar al equipo oncológico de referencia. Mantener las rutinas diarias en la medida de lo posible ayudará también a generar un clima de normalidad y seguridad.

Por otra parte, utilizar las redes de apoyo social es muy importante tanto para el enfermo como para la familia. El aislamiento social no es recomendable ya que no es lo mismo estar solo que sentirse solo y en estos momentos de mayor vulnerabilidad apoyarnos en nuestros seres queridos y sentir su abrazo, aunque sea virtual, es muy reconfortante. La utilización de la tecnología puede ayudar a mantener el apoyo social, incluso el apoyo mutuo contactando con personas que se reúnen en grupo y que están pasando por una situación similar. Las redes sociales nos ayudan en estos días a sentirnos cerca de los que están lejos, es momento de fomentar su uso.

La utilización del humor también es una de las recomendaciones. La risa puede ser un buen antídoto para el miedo. Los mensajes graciosos que llegan por internet son una buena forma de ver cosas intrascendentes y tomar una distancia sana de nosotros mismos, al mismo tiempo que liberamos tensiones. Con cierta dosis de humor incluso esta situación inédita de alarma sanitaria se puede llevar mejor.

Si pese a todos los esfuerzos, los síntomas de ansiedad, depresión o angustia son muy intensos y limitantes es recomendable acudir a un profesional de la Psicooncología que a través de videoconferencia o psicoterapia online puede darnos estrategias individuales para manejarlo mejor. Dejarnos ayudar y acompañar emocionalmente en estos momentos especialmente complicados, puede ser de gran utilidad tanto para el enfermo oncológico como para la familia.

Texto elaborado por Nuria Javaloyes, psicooncóloga de Quirónsalud Torrevieja


Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Tengo cáncer, ¿Y ahora qué?
Sobre este blog

Este Blog pretende ser una guía para pacientes y familiares donde encontraran información acerca de esta enfermedad, últimos avances en su tratamiento así como consejos de estilo de vida saludables para prevenir la enfermedad

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.