Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Cristina Ortega Casanueva. Unidad de Alergia y Neumología Infantil. Hospital Quirónsalud San José.

La alergia y las frutas

Hoy vamos a hablar sobre una merienda rica y socorrida que llevan muchas mamás a la salida del cole: la fruta, un alimento con el que también deben de tener cuidado las madres con hijos alérgicos a las rosáceas.

¿Se puede tener alergia a la fruta? ¿Qué es eso de las rosáceas? Vamos a tratar de aclararlo todo.

Frutas y alergiaFrutas y alergia

Las rosáceas pertenecen a una familia de plantas que incluyen muchas de las frutas que toman habitualmente nuestros pequeños, como la manzana, la pera, el melocotón, la ciruela, la cereza o la fresa. Además, en España inducen el 70% de todas las reacciones alérgicas a las frutas. Eso sí, hay también otras frutas que producen alergia: el kiwi, el mango, la piña, el melón, la sandía, el aguacate o la uva.

La alergia a frutas es más frecuente a partir de la adolescencia y son los alimentos que producen más reacciones alérgicas en la población adulta.


Algunas curiosidades a tener muy en cuenta

Os voy a contar algunas curiosidades sobre algunas frutas (y sus alergias).

Con respecto al melocotón, existía la creencia de que era la "pelusilla" la que producía la alergia porque era irritante. También se relacionó con la piel, porque podía llevar granos de polen. Sin embargo, se ha comprobado que son las proteínas que contiene la propia piel las causantes. Por eso, hay niños que son alérgicos al melocotón con o sin piel. Ante la duda, evitemos dárselo y consultemos con el pediatra especialista en alergia infantil. También hay que tener especial cuidado con el albaricoque y las frutas de pelo (paraguaya o kiwi).

La forma de presentación de una reacción alérgica suele ser generalmente de carácter local: picor de la boca (oral u orofaríngeo) o de los oídos (ótico), cosa que se conoce con el nombre de síndrome de alergia oral (SAO). Las frutas asociadas a este síndrome pertenecen principalmente a la familia de las rosáceas. A veces también puede aparecer enrojecimiento de los labios (eritema labial), alrededor de la boca e inflamación de los labios y lengua (angioedema oral).

Se debe sospechar alergia a una fruta si los síntomas que acabamos de describir aparecen poco tiempo después de ingerirla. Si eso pasa, tomad nota del episodio y observad si reaparecen otras veces tras tomarla.

Insisto porque siempre que vais a mi consulta os hago muchísimas preguntas sobre el día en que comió el alimento y muchas veces me decís que no os acordáis.

Si surgen molestias después de comer una fruta (o un alimento, este consejo vale para todos), es muy importante recordar todo lo que el niño comió, hasta el más mínimo detalle. Debéis anotar el alimento implicado, el tiempo transcurrido desde que lo ingirió hasta que aparecieron los síntomas, una relación del orden en que lo hicieron, si desaparecieron en minutos u horas y si tuvisteis que llevar al niño al servicio de urgencias.

Si el pequeño presenta picor en la lengua, al tragar o alrededor de la boca, debe parar de comer la fruta en cuestión, lavarse la boca y tomar la medicación prescrita por su alergólogo pediatra.

En el caso de que esto nunca le hubiese pasado con anterioridad, debéis acudir al servicio de urgencias pediátricas que tengáis más próximo y, tras el episodio, pedir cita en la consulta de alergia infantil.

¿Se cura la alergia a la fruta?

Muchos me preguntáis si la alergia a las frutas se cura. Lo cierto es que la mayoría de las alergias a alimentos desaparece con el tiempo, aunque esto depende de muchos factores: de la edad a la que empezaron los síntomas, de su gravedad y del alimento concreto que la origina.

En los menores es frecuente la evolución a la tolerancia con el paso del tiempo. Generalmente las alergias que "más se curan" son aquellas que empiezan cuando el niño es más pequeño (sobre todo, a leche de vaca y huevo).

Las que se generan más tarde, cuando es mayor o, incluso, adolescente, como es el caso de la alergia a las frutas, tienden a permanecer más tiempo, incluso de por vida.

Y concluyo: dado que es muy importante que los niños coman fruta, si presentan alergia a alguna de ellas o creéis que así es, no dudéis en consultar a vuestro pediatra alergólogo para que os brinde una alternativa.


Comentarios
  • Laura
    martes 16 de octubre de 2018
    Muy buena información, pero la verdad a mí no me aclaro del todo mi duda, resulta que cuando yo era niña no tenía ningún problema al comer fruta, pero ahora cada vez que ingiero cualquier tipo de fruta, instantáneamente tengo acidez en el estómago y picor en el paladar y cerca de los oídos, nose si sea una alergia a las frutas, porque literalmente eso me ocurre en cuanto inicio a comer la fruta. Me gustaría saber qué es.
    Dra. Cristina Ortega Casanueva
    17/10/2018

    Gracias por su comentario, Laura.

    La fruta es un alimento de consumo habitual en nuestra sociedad. Esto condiciona una mayor capacidad de sensibilización y, en consecuencia, un mayor número de reacciones alérgicas entre la población.

    Existe una predisposición genética: es decir, si un miembro de su familia padece alergia, es posible que los descendientes directos también la sufran (se estima que esto sucede entre un 3 y un 6% de las veces). Otro factores que hay que tener en cuenta es el área geográfica (por los diferentes pólenes o aeroalérgenos a los que uno puede sensibilizarse) y el consumo de fruta en la dieta habitual.

    Los pacientes alérgicos a pólenes pueden también presentar alergia a vegetales, debido a la existencia de proteínas comunes entre ambos.

    Los síntomas de la alergia alimentaria pueden ser muy variados y de intensidad diversa.

    Respecto a los síntomas que usted nos describe, se asemejan a la forma clínica de presentación más característica en las frutas: el síndrome de alergia oral (SAO).

    El SAO son manifestaciones locales consistentes en picor oral, orofaríngeo u ótico. Las frutas asociadas a este síndrome pertenecen principalmente a la familia de las rosáceas(manzana, melocotón, pera, fresa, cereza, albaricoque y ciruela entre otras). En ocasiones, también puede aparecer inflamación de labios y lengua (angioedema oral).

    Estos síntomas aparecen de forma inmediata, antes de los 15 minutos de la ingesta del alimento, suelen ser de intensidad leve y desaparecen a los pocos minutos de su inicio.

    En la piel pueden aparecer habones (ronchas rojas que pican mucho) y en ocasiones asociar manifestaciones sistémicas con afectación del aparato digestivo o respiratorio.

    Si tiene cualquier duda sobre los síntomas que usted tiene y el tratamiento a seguir, no dude en pedir cita con su alergólogo.

    Muchas gracias por seguirnos en el blog. Un saludo,

  • M.carmen
    domingo 2 de diciembre de 2018
    Mi hoja ha edtado en australia en una granja recogiendo mangos , a los 15 dias le hz salido una alergia brutal en la piel y no sabe que tomar o que hacer ya que le pica muchisimo, alguien le hz pasado o sabe qye hacer
    Dra. Cristina Ortega
    11/12/2018

    Gracias por su comentario Mari Carmen.

    Como le comentábamos a nuestra lectora Laura en la pregunta anterior, la fruta es un alimento de consumo habitual en nuestra sociedad y esto condiciona una mayor capacidad de sensibilización y, por tanto, un mayor número de reacciones alérgicas entre la población.

    Existe una predisposición genética pero existen otros factores que hay que tener en cuenta, como es el área geográfica. Si su hija está en Australia, por los diferentes pólenes o aeroalérgenos de su entorno y/o el consumo de algún tipo de fruta de esa región concreta en su dieta habitual podría haberse sensibilizado y que presente la clínica que nos describe.

    Los pacientes alérgicos a pólenes pueden presentar alergia a vegetales, debido a la existencia de proteínas comunes entre ambos.

    Los síntomas pueden ser muy variados y de intensidad diversa.

    Desde su presentación más característica como le comentábamos a nuestra anterior lectora, el síndrome de alergia oral (SAO) en las que las manifestaciones locales consisten en picor orofaríngeo, hasta lesiones en la piel como son los habones (ronchas rojas que pican mucho). En ocasiones se pueden asociar manifestaciones sistémicas con afectación del aparato digestivo o respiratorio.

    El tratamiento son antihistaminicos o incluso en ocasiones corticoides vía oral, pero siempre bajo prescripción médica.

    Por eso, si tiene cualquier duda sobre los síntomas que su hija presenta o si considera que precisa tratamiento, mi consejo es que no dude en pedir cita lo más pronto posible con su alergólogo.

    Muchas gracias por seguirnos en el blog. Un saludo,

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Alergia en la mochila
Sobre este blog

Blog sobre alergia y neumología infantil en la que se describen los síntomas y se ofrecen consejos útiles y prácticos a los padres de niños alérgicos para detectar y tratar este trastorno de sus hijos.

Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.