Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

¿Qué es la alergia al pescado? ¿Cómo se identifica?

pescadopescado

La alergia a pescados es una reacción inmunológica que puede aparecer tras la ingesta, el contacto e incluso la inhalación de vapores procedentes de la cocción de estos alimentos. En los niños es una de las alergias a alimentos más frecuentes, después de la alergia a leche y huevo y aunque puede producirse a cualquier edad, generalmente se inicia antes de los 3 años de vida, coincidiendo con la introducción del alimento en la dieta.

La causa principal de la alergia a los pescados es una proteína denominada Parvalbúmina, que no se altera por el calor ni por la digestión. Esta proteína se encuentra en mayor cantidad en el músculo blanco que en el músculo rojo de los peces (que se encuentra debajo de la piel en peces que realizan grandes desplazamientos, como el atún). La alergia se puede desarrollar frente a todos los pescados o solo frente a un grupo o una especie.



Pescados blancos o azules
Los denominados pescados blancos, contienen más cantidad de esta proteína que los azules, (en los que predomina el músculo rojo) y es por esto que en general, los pescados que más frecuentemente producen alergia son los pescados blancos. En España, especialmente gallo y también merluza, que son los pescados que más damos a nuestros niños pequeños.

La clasificación entre blancos y azules responde a criterios nutricionales, dependiendo de donde almacenen la grasa. En los llamados azules o grasos, los lípidos (grasas) pueden suponer hasta un 12 % de su peso corporal, almacenando esta grasa en los músculos de debajo de la piel. En los pescados blancos, en cambio, la grasa supone entre un 0,1 y 2% de su masa y la acumulan en el hígado.

Se clasifican como pescado blanco el gallo, lenguado, merluza, pescadilla, rape, abadejo, mero, acedia, bacaladilla, lubina, besugo, bacalao.

Entre los pescados azules se encuentran el atún, bonito, salmón, jurel, palometa, sardina, boquerón, anchoa, pez espada, trucha, carpa, salmonete, caballa, cazón.



¿Qué reacciones al pescado son más frecuentes?
Las reacciones alérgicas a los pescados suelen ser reacciones de hipersensibilidad inmediata, debida a un mecanismo inmunológico, en general hipersensibilidad mediada por anticuerpos IgE específicos frente a ellos.

Estos anticuerpos generalmente conducen a reacciones inmediatas, habitualmente en la primera hora después de haberlos ingerido, en ocasiones en segundos o pocos minutos.

Estas reacciones pueden también tener lugar también tras el contacto y con la inhalación del vapor desprendido durante su cocción o incluso en lugares en los que la proteína causante de la reacción está en el ambiente en forma de "aerosoles" (pescaderías, etc), dependiendo del grado de sensibilización.

Las reacciones pueden ser muy variables, desde un cuadro leve como algunos habones aislados, pasando por angioedema (inflamación) de labios, párpados etc, urticaria más extensa, rinoconjuntivitis, asma, síntomas digestivos, hasta cuadros muy graves de anafilaxia.

También puede ser muy variable la cantidad de alimento necesaria para inducir una reacción.

Existe otro tipo de reacciones adversas, de probable mecanismo inmunológico pero no producidas por los anticuerpos IgE, denominadas enteropatías por proteínas, que cursan con vómitos muy importantes que pueden acompañarse de diarrea y deterioro del estado general y que se suelen iniciar a los 60-90 minutos de haber ingerido el pescado.

Aunque en niños es menos frecuente que en adultos, en algunos casos, las reacciones no se deben a una alergia al pescado, si no a Anisakis, una larva presente con mucha frecuencia en algunos pescados.



¿Cómo se realiza el diagnóstico de a alergia al pescado?

El diagnostico se realizará basándonos en la historia clínica y mediante la realización de pruebas cutáneas (prick test) con extractos de los distintos pescados y la medición en sangre de los niveles de anticuerpos IgE específicos para cada uno de ellos. En ocasiones es necesario la realización de una prueba cutánea con el alimento en fresco (prick-prick) y, si hay dudas, también puede ser necesario realizar un test de exposición, siempre bajo supervisión del especialista.

Habrá que evaluar en consulta cada caso individualmente, en algunos casos se indicará una dieta exenta para todos los pescados y en otros se permitirá la ingesta de algunos de ellos.

En los niños, sobre todo en los más pequeños, es común que la alergia a alimentos desaparezca espontáneamente con la edad, y que lleguen a tolerar el alimento que les produjo la reacción. Esto también puede ocurrir en el caso de la alergia a pescados, aunque es menos frecuente que con la leche o el huevo. En los adultos, la alergia a pescados supone un aproximadamente un 14% de la alergia a alimentos.

Cuanto más tarde se haya producido la primera reacción o más intensa sea la prueba cutánea y más elevado el nivel inicial de anticuerpos IgE específicos, menos probabilidad de tolerar el alimento existirá. Se realizará un seguimiento en consulta, repitiendo las pruebas cutáneas y la detección de IgE en sangre cada cierto tiempo.

En algún momento se puede considerar la realización de un Test de Provocación con el pescado para valorar si ya se tolera. Este estudio se realizará administrando al niño, poco a poco pequeñas cantidades del pescado implicado, aumentando progresivamente la cantidad para comprobar su tolerancia. Se trata de un estudio de riesgo, que debe ser realizado siempre bajo supervisión del especialista y en un centro hospitalario.

Ante un diagnóstico confirmado de alergia, hoy por hoy el tratamiento es evitar la ingesta del pescado o pescados responsables y los alimentos cocinados con ellos (sopas, arroces, purés, etc).

Deberán tener especial precaución en restaurantes, especialmente los especializados en pescados, debido a la posibilidad de contaminación (aceites de freidora, planchas, utensilios etc).



Cuidado con los productos que contengan proteínas de pescado
Deben también evitar otros productos que contengan proteínas de pescados en su composición, como gelatinas, salsas preparadas y suplementos de omega 3 o evitar comer animales (pollos, cerdos) alimentados con harinas de pescados.

La alergia a pescados no implica alergia a los mariscos, por lo que no hay que retirar los mariscos de la dieta, siempre teniendo en cuenta las medidas anteriormente referidas para evitar contaminaciones.

Si se deben evitar los preparados de palitos de pescado o cangrejo o muslitos de mar, que están elaborados con pescados o harinas de pescado.




ana_novalbosana_novalbos
Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Alergología infantil
Sobre este blog

Se dará información y se resolverán dudas sobre las alergias en niños en especial a las alergias alimentarias

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.